5 formas rápidas de germinar semillas de marihuana

Te enseñaremos 5 formas rápidas de germinar semillas de marihuana, ponte bien atento, porque esto ya huele a cannabis.

Al momento de seleccionar tus semillas de marihuana, recuerda siempre elegir semillas en buen estado. Puedes reconocer una buena semilla, apretándola entre los dedos, si no se quiebra, está buena, si se desbarata, pues no.

Otra forma, es verterlas en un vaso con agua, y las dejas ahí una hora; las que se vayan a fondo, son las que debes sembrar, las otras no. Incluso, después de haber hecho esta selección, puedes elegir a los cocos o semillas oscuras, que también se dice, son las mejores para germinar.

 

Primera forma de germinación, en un recipiente

  1. Pones en un pequeño recipiente, algodón mojado (que nunca se seque el algodón).
  2. Con unas pinzas delgadas, colocas las semillas de forma espaciada, sobre el algodón húmedo y las pones en un lugar donde no haya luz, puede ser un cajón.
  3. Esperas de 2 a 4 días, y ya tendrán el primer tallito fuera.
  4. Ahora las traspasas a una pequeña macetita, lo tienes que hacer con mucho cuidado, usando las pinzas para no molestar a la semilla.

Segunda forma de germinación, con papel

  1. Sobre un papel húmedo pones los cocos, y doblas el papel, de forma que las semillas queden adentro.
  2. Deje ese papel doblado en un lugar calientito, pero no ardiente, puede ser encima de algún aparato electrodoméstico, para que se mantengan cálidos.
  3. Aunque cálido, debes mantener ese papel húmedo todos los días.
  4. Al cabo de una semana, seguro ya tendrán los tallitos salidos y es momento de traspasarlos a una macetita.
  5. Recuerda hacerlo con unas pequeñas pinzas para no tocar la semilla directamente con tus dedos.

 

Tercera forma de germinación, en tierra

  1. Si te quieres aventurar y germinar tus semillas directamente en tierra, debes asegurarte de que la tierra tiene una buena cantidad de nutrientes.
  2. Debes hacer un hoyito a tu maceta, donde pondrás tus semillas con ayuda de unas pinzas.
  3. Una vez en la maceta, no cubras totalmente tu semilla, deja que su cabecita se vea, solo cúbrela un poco.
  4. Puedes dejarla al sol y procurando siempre tener la tierra húmeda. Pero cuidado con el sol del mediodía, puede ser muy fuerte y quemar tu brote.
  5. Al cabo de unos días o incluso una semana, comenzarás a ver crecer tu semilla, y al cabo de una semana más, deberás cambiarla a otra maceta más grande.

 

Cuarta forma de germinación, en mini invernadero

 

  1. En un plato con una servilleta gruesa pones las semillas con la ayuda de las pinzas.
  2. Las tapas con otra servilleta encima, y le echas agua destilada, para que queden húmedas.
  3. Diariamente mojarás el plato para evitar que se sequen las servilletas.
  4. Una vez abiertas las semillas, las colocas con ayuda de las pinzas en un germinador (vaso de vidrio con papel mojado).
  5. Lo metes al mini invernadero (lo puedes hacer tú mismo) con una temperatura de 21° a 23 ° centígrados.
  6. Después de unos días, y ya que tu semilla germinó, la traspasas a una macetita con tierra bien abonada, cuidando siempre no dañar sus raíces.

 

Quinta forma de germinación, en bolsa

  1. Toma un plato, y encima pon unas servilletas de papel, con tus pinzas, pon las semillas espaciadas.
  2. Tapa con otras servilletas de papel, humedécelas, y pon encima otro plato igual, para hacerle una tapa.
  3. Mete tus platos así como están en una bolsa amplia, ciérrala, y ponla en un lugar donde no lo dé el sol.
  4. Al cabo de 2 o 3 días, ábrela, y revisa que tus semillas hayan brotado.
  5. Las tomas con las pinzas, y las traspasas a una macetita con tierra nutritiva.

 

Ahora veremos algunas recomendaciones generales a la hora de germinar tus semillas de marihuana

 

  • Hidrata tus semillas en agua destilada, déjalas remojando durante 12 o máximo 20 horas.
  • Antes de hidratar a tus semillas en el agua destilada, mételas al refrigerador durante un par de horas, para simular que han pasado el invierno y es hora de nacer.
  • Agrega nutrientes a la tierra donde traspasarás tus brotes, para asegurar que tengan todo el alimento que necesitan, principalmente con nitrógeno.
  • Usa siempre unas pinzas para tomar las semillas y no molestarlas.
  • Al traspasar tus brotes a la tierra, asegúrate de poner el tallito que ha brotado hacia abajo.
  • Nunca tapes por completo la semilla una vez en la tierra, para que le sea más fácil crecer.
  • Siembra en fechas correctas, desde febrero, y hasta mayo.

 

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *