Cosmética emocional a base de cáñamo para  aliviar la depresión y ansiedad.

Cosmética emocional a base de cáñamo para  aliviar la depresión y ansiedad.

Pero, ¿y cómo se relacionan problemas como el estrés, la angustia y la ansiedad con cremas, lociones y champús de cañamo? La creadora de este proyecto, la terapeuta Cecilia Pincetti Bustos, cuenta que, si bien lleva casi 15 años trabajando con Flores de Bach, reiki, masajes, reflexología, entre otras disciplinas, fue en 2014 cuando un nuevo sueño comenzó a hacerse realidad: el de poder, además, ayudar a sus pacientes con productos que complementaran esas terapias y que fueran en directa ayuda de la salud.

“Cada uno de los productos de Biocosmética Pincetti fue naciendo por la necesidad que manifestaban mis pacientes”, comenta Cecilia y agrega que su uso siempre va acompañado de terapias que funcionan como la base del proceso de recuperación.

Dentro de su catalogo podemos encontrar.

Capsulas de cañamo, Ayuda a la prevención de artritis y reumatismos. Aporta omega 3-6, vit E, calcio, potasio, hierro, magnesio. Es analgésico, bronquial, ansiolítico, antiemético y relajante del sistema nervio

Aceite de cañamo, Relajante, ansiolítico, dolores reumatoideos y musculares.

– ¿Como surgió la idea de crear una línea de productos naturales que además sirvieran de complemento terapéutico?

Este proyecto nace de la observación, análisis y experiencia con mis pacientes y de cómo se hacía necesario aportar de otra forma al balance emocional en un momento en que todo corre de prisa sin suficiente conciencia del autocuidado. Sentí que no sólo bastaba con dar algo a tomar (como los preparados florales), sino además era necesario aportar con un producto de uso cotidiano que fuera más que un artículo cosmético o de higiene personal, y que tuviera también el valor agregado de dar una atención personalizada, para que toda persona comprendiera que su cuerpo era la expresión de emociones contenidas o reprimidas en su interior. Entonces pensé en que la naturaleza nos entrega tanto y que en ese sentido la madre tierra nos otorga a través de los cuatro elementos (aire, sol, agua y tierra) la medicina para sanar.

Mi premisa fue: no somos todos iguales y también tenemos cambios emocionales, por lo tanto, nuestro cabello y piel también cambian y para saber sobre su estado necesitan de una evaluación, análisis y observación. Todo esto se realiza según cada caso, y de allí que el resultado es un producto personalizado.

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *