Investigación apunta a que Jesús sanaba con marihuana.

De acuerdo a algunos estudios un aceite que se menciona en la Biblia no sería otra cosa que cannabis mezclado con hierbas aromáticas y aceite de oliva. Más detalles, ¡acá!




Y sí, estamos hablando del mismo Jesús del que estás pensando. Jesús, hijo de Dios de acuerdo a la religión católica. El asunto es el siguiente: hace un tiempo apareció un señor llamado Chris Bennet, quien escribió un libro que se  tituló así: “Sex, drugas and violence on th Bible” (sexo, drogas y violencia en la Biblia).

Este particular libro explica  que la palabra “Cristo” en inglés moderno se traduce como “ungido”. Y que se habla del aceite  de la santa unción en la versión original en el Éxodo (30: 22-23). ¿Qué contenía este aceite?: Kaneh – bosem, que ha sido indicado por etimólogos, lingüistas, antropólogos, botánicos y otros investigadores destacados como cannabis mezclado con aceite de oliva y otras hierbas aromáticas.

De hecho se expone en Éxodo 30: 22-23 que el mismo Dios desde un arbusto en llamas le dicta a Moisés la receta para el aceite de unción.

Se podría pensar que el Sr Bennet tan sólo quiere vender sus libros, pero la verdad es que hay otros historiadores y especialistas en el tema que confirman sus escritos.

Carl P. Ruck es un profesor de mitología clásica en la Universidad de Boston escribió lo siguiente:

“No puede haber dudas sobre el papel de cannabis en la religión judía… no hay manera que una planta tan importante como fuente de fibra para la industria textil y aceites nutritivos y fácil de cultivar  habría pasado desapercibida… su mera recolección hubiera tenido una reacción enteogénica”.

Quienes están más familiarizados con esta supuesta parte de la historia bíblica, piensan que Jesús ungió a sus discípulos con este aceite de cannabis  y los animó a hacer lo mismo con otros seguidores. Esto podría explicar la sanación “milagrosa” de varias enfermedades a la piel y ojos que son descritas por el Evangelio.

Además se recalca que este aceite era esencial en cada uno de los rituales de sanación emprendidos por Jesús y que en aquellos momentos, fueron considerados milagrosos y por ende, confirmaban el rol de Jesús, de hijo de Dios.

Por otro lado, tenemos el caso de la antropóloga polaca, Sula Benet, quien en 1936 reveló al mundo, la primera evidencia de que los hebreos consumían cannabis y que esto era mencionado en el Antiguo Testamento.

Esta noticia puede ser debatible, es cierto, pero lo importante es recordar que la función terapéutica del cannabis ya es algo confirmado científicamente. Se ha visto cómo ayuda a enfermos de cáncer, personas que padecen de dolores crónicos como la artritis o tendinitis, quienes padecen de Alzheimer, esclerosis múltiple, depresión, anorexia y … podemos seguir.




Así que entendiendo que se trata de una planta con muchas propiedades beneficiosas para a salud física, mental y emocional, cabe preguntarse si el mismo Jesús habría estado o no de acuerdo con su uso y conocimiento ¿qué creen?

¿Y tú qué opinas? Deja un comentario...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *